Animal Flow, recupera tu movimiento

Artículo de Jota Carracedo, @9factores

No es la primera vez que escribo sobre la necesidad que tienes de recuperar el control de tu vida y una de las herramientas que puedes utilizar es el movimiento y su repercusión en tu salud. Pero quizá debamos previamente rebobinar la película de nuestra evolución y aceptar uno de los hechos que han tenido repercusión en nuestra pérdida de bienestar: no es otro que el haber olvidado la capacidad natural de movilidad, adecuando nuestra forma de vida a movimientos, posturas y estilos que están de espaldas al patrón genético humano.

Pero el olvido no es una situación definitiva, al menos eso pensó Mike Fitch, creador de las disciplinas deportivas de Global Bodyweight Training y Animal Flow, y como tal, tenemos la capacidad de reemplazar nuestra falta de movimiento a través de este sistema. ¿Quieres saber más?

Si lo que buscas es una descripción simple y realista, podemos decir que Animal Flow es un sistema de entrenamiento funcional que utiliza rutinas de movimientos con un foco especial en la realización de los mismos muy cerca del suelo. Estos movimientos utilizan nuestras extremidades superiores e inferiores, nuestras articulaciones y nuestro equilibrio.

Como en casi todo lo que ocurre en nuestra percepción, Animal Flow dista mucho entre ficción y realidad y eso ha hecho que este pequeño reto en el que me he visto inmerso este siendo paulatinamente tan intenso y con una carga de aprendizaje tan amplia que puedo confirmarte que las combinaciones de movimientos, las transiciones y el más simple de los ejercicios tiene una carga espectacular a nivel muscular.

Un aprendizaje progresivo. Reprogramando tu movilidad

No quiero engañarte. Animal Flow no es una rutina de ejercicios que requiera una técnica simple que pueda llevarte a una coordinación a largo plazo, pero es necesaria la constancia para adquirir una técnica depurada. Todo es progresivo y está claro que a mayor práctica, mayor perfeccionamiento. Y aquí es donde hay que hacer mención a uno de los puntos fuertes de este sistema funcional: reprogramar tu movilidad. Una movilidad que, como decíamos anteriormente, se encuentra escrita en tu ADN y que por diversos motivos ha sido “desconectada” por nuestra forma de vida actual. Lo positivo aquí es que cada uno de los movimientos que vas a realizar ya los has experimentado en muchas ocasiones, unas con una base derivada del juego infantil, algunas otras en diferentes momentos de tu vida, pero al fin y al cabo, son y han sido parte de tu movilidad humana, por lo tanto esos “interruptores” no tienen que construirse desde cero, sino que simplemente se encenderán nuevamente.

Animal Flow no es un entrenamiento exclusivo

Me gustó la variedad de posibilidades de entreno que aporta. Me atrajo desde el primer momento el hecho de utilizarlo como una actividad combinatoria con otras actividades y obviamente la consecución óptima de los objetivos que vas a alcanzar.
Cuanto más incrementas el ejercicio articular, a través de la estabilidad de tus articulaciones, la respuesta de la estabilidad aumenta gracias a una mejora neuromuscular.

El impacto de los centros de gravedad mediante Animal Flow

Otro punto a remarcar es el impacto de un entrenamiento realizado muy cerca del suelo. Si bien los ejercicios y las técnicas realizadas en bipedestación aplican una respuesta cerebral a través del soporte de nuestros pies, la realización de combinaciones de movimientos con el centro de gravedad mucho más cercano al suelo implica un feedback cerebral cuyo resultado es una mejor estabilidad de tu “core” central, que a fin de cuentas y sinérgicamente, va a tener una repercusión muy positiva en la movilidad total de tu cuerpo.
Piensa que a mayor espacio de tiempo cerca del suelo, menor asimetría corporal. Y así como la mejora en esta simetría, el incremento de la propiocepción es otro hecho. La automatización de los movimientos utilizando los nuevos aprendizajes en nuestro cerebro reduce cuantitativamente ese “desgaste”. Es decir, que somos capaces, de una manera casi automática, de repetir los movimientos más complejos en unas pocas sesiones. Y si en este pack incluyes un desarrollo y una utilización de los hombros y la muñeca casi más que en cualquier otro deporte te encuentras con un sistema muy completo. Cuanto más incrementas la estabilidad articular, más resultante es la estabilidad de las articulaciones y mayor incremento del poder neuromuscular.

Otro dato a tener en cuenta es el desarrollo del entrenamiento multiplanar. Digamos que los ejercicios multiplanares que realizas en Animal Flow generan un trabajo de movimiento a través de múltiples planos de movilidad, a diferencia por ejemplo de lo que ocurre cuando realizas una carrera manteniendo una línea “recta” o un circuito de gimnasio típico.

¿Cuáles son las maneras de entrenar Animal Flow?

Siempre trato de llevar al terreno físico y cercano al medio natural cualquiera de las rutinas y entrenamientos que realizo. Quizá tú, al igual que yo, hayas sufrido algunos de los reveses “ambientales” típicos que se dan cuando te expones a entrenos en medios naturales, es decir, lluvias, nieve o extremo frío/calor. Aun siendo defensor a ultranza de estas prácticas es utópico plantearse que siempre podrás entrenar de este modo (o casi siempre) y aquí es donde Animal Flow gana otro de los puntos más importantes.
Tu cuerpo y su movimiento son realmente tus únicas herramientas. Y el lugar donde vas a desarrollarlo puede bien ser una habitación, un pequeño salón o un espacio en el que puedas realizar las transiciones y los switches correctamente. (Ambos y la información de los principales ejercicios te los explicaré en nuestro próximo post).

Así que, cuando tengas que pensar cuánto invertir en tu entrenamiento, el resultado es cero.

¿Como puedo dividir el trabajo de Animal Flow?

Podemos dividir en tres las áreas principales del sistema funcional de Animal Flow.

En un primer lugar, podemos utilizar el sistema como si se tratase de un calentamiento dinámico o “dynamic warmup”. Cualquier tipo de calentamiento previo a un esfuerzo mayor tiene como objetivo principal el aumento de la temperatura corporal, el aumento de pulsaciones, la preparación psíquica del reto y la progresiva flexibilidad y lubricación articular. Por esto la intensidad de calentamiento resulta idónea realizando movimientos antigravitatorios que reflejan el enfoque mental y corporal en lo que a estabilidad y preparación articular se refieren entre otras muchas.

Si crees que no existe una planificación como rutina completa con este sistema de entrenamiento es que no has tenido tiempo de probarlo; una clase de Animal Flow se desarrolla en una hora, tiempo suficiente para focalizar ejercicios como rutina de grupos musculares, acondicionamiento cardiovascular y fortalecimiento muscular.

Pero la parte que personalmente más he agradecido a Animal Flow es integrar sus rutinas a circuitos predefinidos. Usar Animal Flow como combinación de entrenamientos HIIT ha dado una alternativa muy estimulante a los circuitos de intensidad que he estado realizando. HIIT no solo es tábata. HIIT no solo son sprints. Te invito a realizar un circuito corto en el que trates de realizar un switch perfeccionado tan rápido como puedas durante un tiempo determinado —sí, seé que te preguntarás qué es un switch y en el próximo post te lo explicaré—.

Animal Flow es una alternativa completa y muy interesante. ¿Te animas a practicarla?

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...