El frío es contagioso (y se pega por la vista)

La evolución no deja de sorprender. Un curioso experimento ha mostrado que la temperatura corporal puede oscilar ante la mera visión de nuestros congéneres pasando frío: es decir, el frío podría contagiarse a través de la vista…

 

En esta prueba, un equipo multidisciplinar con científicos de las universidades de Sussex, Londres, Leipzig y Cambridge midieron la temperatura corporal en un grupo de 36 adultos sanos. Durante las sesiones, cada participante miraba una serie de vídeos en los que unos actores sumergían sus manos en recipientes de agua fría o caliente (o, para hacer una muestra de control, dejaban las manos fuera del recipiente).

Manos  frías

La observación de manos sumergidas en agua caliente no tuvo grandes efectos y tampoco pareció importar si la mano sumergida era la derecha o la izquierda, pero cuando los actores de los vídeos metían cualquiera de sus manos en agua fría, con cubitos de hielo, la temperatura corporal de los observadores, medida en sus propias manos, empezaba a descender progresivamente. Cuanto más tiempo miraban el vídeo, más se enfriaban sus manos… Una muestra más de cómo la evolución habría utilizado la empatía para dar respuestas adaptativas a cambios del entorno que pueden ser relevantes para la supervivencia.

Aquí puedes consultar el estudio completo.

Foto: dominio público.

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...