El Gobierno de EEUU, ¿a punto de recular sobre el colesterol?

Una de las recomendaciones oficiales más reiteradas en las guías alimentarias podría estar a punto de dar un giro drástico. El panel de expertos que asesora al gobierno de EEUU estaría a punto de retirar o rebajar su alerta contra el colesterol en las comidas.

Después de décadas de guías oficiales que insistían en evitar alimentos ricos en colesterol, se habría impuesto el peso creciente de la evidencia científica que exonera a esta molécula de los males que se le achacaban.

Según un informe elaborado en diciembre y que acaba de divulgar The Washington Post, el influyente Dietary Guidelines Advisory Committee, que asesora al Gobierno estadounidense en materia nutricional, el colesterol de los alimentos podría dejar de ser un “nutriente preocupante”.

El nuevo consejo sigue la línea de un buen número de estudios recientes que no encuentran relación entre el colesterol presente en la dieta y los niveles de colesterol en sangre o el riesgo de enfermedades cardiacas.

La noticia, conocida hace unas horas, en la noche del martes, hora de la costa este estadounidense, ya está causando una pequeña revolución en las redes sociales y en foros relacionados con la nutrición, la salud y el deporte, donde ya se venían cuestionando algunas recomendaciones oficiales por carecer de suficiente base científica.

Sin embargo, el impacto final del informe dependerá de lo que decida la administración Obama, ya que el comité solo es un órgano consultivo, no vinculante, y las autoridades pueden posponer o eludir la adopción de sus recomendaciones.

No obstante, el mero hecho de que el comité haya cuestionado uno de los pilares de muchas guías dietéticas y se desdiga de lo que dictaminó hace solo cinco años, cuando se reunió por última vez, ya es un paso de gigante.

¿SABÍAS ESTO? El consumo de huevos descendió un 30 por ciento tras el informe de la Asociación Americana del Corazón que estigmatizó el colesterol ante la opinión pública en 1961.

En unos meses, a finales de este año, se podría ver si la Administración hace suya esta nueva recomendación, cuando se publiquen las poderosas Guías alimentarias para los americanos del Departamento de Agricultura de EEUU. Estas guías tienen un enorme impacto en los hábitos alimentarios de la población estadounidense —y, por extensión, del resto del mundo—. Sus palabras bastan para encumbrar un hábito o defenestrar tal o cual grupo alimentario, lo que tiene un enorme efecto en la economía y en la gigantesca industria alimentaria de uno de los países más glotones del mundo; sobre estas guías se definirán, por ejemplo, millones de menús escolares o se exigirá a los productores que indiquen los niveles de ciertos nutrientes en el etiquetado.

De hecho, este giro sobre el colesterol, podría enmendar, algo tarde quizá, el mazazo que sufrieron, entre otros, los granjeros avícolas de EEUU, cuando el consumo de huevos descendió un 30 por ciento tras el informe de la Asociación Americana del Corazón que estigmatizó el colesterol ante la opinión pública en 1961.

De momento, habrá que esperar unos meses para ver en qué términos se plasma esta recomendación, si se eleva el nivel de los famosos 300 miligramos diarios de colesterol admisible en la dieta (lo que dejaba poco margen más allá de un simple huevo) o si, incluso, se elimina por completo cualquier mención al colesterol. El debate y los matices prometen ser polémicos…


 

FOTO: E for Eggs, de Austin Kirk. Licencia CC BY 2.0.

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...