Brochetas ‘twister’ de fresa, pepino y boquerón con pesto

La primate Débora ‘Sapiens’ vuelve a regalarnos una de sus recetazas de temporada: esta vez, una fresca explosión de sabores en forma de brocheta. Por el camino, se inventa la palabra «crujentor» y no le queda más remedio que recurrir a un exabrupto para aludir a la albahaca.


Pues por aquí que vuelvo yo con una receta de rabiosa temporada y otra vez me fascina la madre naturaleza dándonos maravillosas fresas y boquerones al mismo tiempo… Sí, sí, los boquerones al vinagre hacen que las fresas sean tan dulces cómo chucherías (en serio, ¿la fresa de verdad es una fruta de este planeta…?) y al mismo tiempo, oh, sí, ¡la fresa realza el sabor del boquerón! Por otro lado, no se queda corto el pepino, que también lo tenemos en temporada, con su gran capacidad de aportar ese aroma fresco (a gintonic dirán algunos), ese “crujentor” y esa jugosidad a cualquier plato… Y aun os diré más: la albahaca, la cabrona de la albahaca le va a la fresa mejor que la nata, os lo juro (bueno, quizá exagero).

Así pues, nada más pensar en qué hay de temporada, pensé en fresas y de ahí fui creando mentalmente toda esa orgía de maridajes hasta llegar a estas brochetas de fresa, pepino y boquerón en vinagre con salsa pesto. Fáciles de preparar y perfectas como entrante, aperitivo, picoteo, merienda, desayuno… Lo que se os ocurra.

¿Sabéis a qué viene el nombre? ¿No os recuerdan en aspecto a aquél horroroso/delicioso helado que todos hemos comido de pequeños? ¡El Twister! ¡El de lima y fresa! 😛  

Ingredientes (para 4 brochetas)

  • 3 o 4 fresas (según tamaño).
  • 1 pepino.
  • 12 boquerones.
  • Un ramillete de albahaca.
  • 1 puñadito de anacardos crudos.
  • Medio limón
  • Sal marina.
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra).

Preparación de los boquerones en vinagre

Os recomiendo que, ya que hacéis, hagáis 1kg o así y lo compréis ya limpio en el mercado.

  1. Pásales un agua a los boquerones (ya limpios y abiertos) y sécalos bien con un paño.
  2. Ponlos en un plato grande y hondo o recipiente similar.
  3. Cúbrelos de vinagre de manzana.
  4. Añade una cucharada rasa de sal marina (para 1 kg ¡para menos cantidad menos sal!). Puedes ponerles también un poco de ajito picado y perejil.
  5. Déjalos en la nevera 24h.
  6. Pasadas las 24h, escúrrelos, ponlos bien juntitos en un tupper y cúbrelos con AOVE.
  7. Congélalos durante 48h (este paso es por seguridad, por el tema de los anisakis).
  8. Déjalos descongelar en la nevera poco a poco.

Como veis, tendréis que ser previsores y prepararlos 3 días antes de consumirlos, pero vale la pena hacerlos en casa, por calidad, por sabor y por precio. Además duran bastantes días en la nevera cubiertos de aceite. Si los compráis hechos, bueno, buscad unos que vayan en aceite de oliva virgen 😉

Preparación de la salsa pesto

  1. En una picadora, pon un buen puñado de hojas de albahaca, un puñadito de anacardos crudos, el zumo de medio limón (tirando más a corto que a largo), una pizca de sal marina y un buen chorro de AOVE.
  2. Pica hasta que sea salsa.
  3. Añade más AOVE si es necesario hasta que tenga la consistencia deseada.

Preparación de las brochetas

  1. Pela el pepino. Siempre recomiendo dejar algunas tiras de piel, que aportan fibra y sabor.
  2. Corta las fresas y el pepino, primero a rodajas de medio centímetro de grosor más o menos y luego esas rodajas córtalas por la mitad para crear semicírculos.
  3. Pincha las rodajitas en un palillo de brocheta intercalando la fresa y el pepino.
  4. Sirve con la parte plana de las rodajas hacia abajo y pon 3 o 4 boquerones por encima de cada una.
  5. Acompaña cada una de una buena cucharada de salsa pesto.

¡Disfrutad primates!

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...