Galletitas saladas o ‘crackers’ sin gluten, paleo, veganas y ¡de gazpacho! Disfruta la pulpa y di adiós a la culpa

Si después de leer el nombre de esta receta no has abandonado la página, gracias. A veces un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer y yo hoy he sentido que debía perpetrar ese juego de palabras. Lo lamento.

Y ahora, la receta.

En el mundo hay dos tipos de personas: las desaprensivas que hacen gazpacho y dejan la pulpa ahí, como si se tratara de una vulgar papilla de hortalizas; y quienes hacen gazpacho con amor verdadero y lo cuelan después de triturarlo. Los primeros deberían sentirse culpables —¿o deberíamos decir… «pulpables»?—; vaya para ellos mi más absoluto desprecio. Para los segundos, he aquí una forma fácil, rápida y divertida de aprovechar la pulpa.

En mi casa tengo un par de enemigas del pimiento, porque en el mundo tiene que haber de todo, así que mi gazpacho queda reducido a una sopa fría de tomates, pepinos, algo de cebolla, agua, aceite de oliva virgen extra y sal. Da igual: usa tu receta favorita de gazpacho, pero cuando creas que has acabado, mira en tu interior, mira a los ojos de tus seres queridos, y haz el puñetero favor de colarlo. Solo necesitas un colador, un cucharón o una espátula y un poco de paciencia.

“usa tu receta favorita de gazpacho, pero cuando creas que has acabado, mira en tu interior, mira a los ojos de tus seres queridos, y haz el puñetero favor de colarlo”

Vierte poco a poco esa amalgama de grumos, a la que algunos llaman gazpacho, en el colador o chino. Remueve con una espátula o un cucharón para ir presionando la mezcla contra el tamiz y que el verdadero gazpacho caiga en un recipiente. Exprime bien esta pasta, incluso aprentando con las manos al final si es necesario. Cuanto más seca quede la pulpa, mejor. En el colador se quedará la pulpa, con todos sus tropiezos y amarguras. Esto es lo que usaremos para nuestras galletitas saladas tipo cracker.

Ingredientes:

  • Pulpa de gazpacho (lee los párrafos anteriores, cagaprisas)
  • Una o dos cucharadas grandes de harina de castaña (o tu harina preferida)
  • Especias al gusto (yo usé éstas)

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 180-200 ºC
  2. En un cuenco, mezcla la pulpa del gazpacho con la harina de tu elección. A mí me encanta la harina de castaña, la encuentro con facilidad en grandes superficies —marca Santa Rita, por ejemplo— y me gusta su sabor. No es más que castaña molida… Añade harina hasta que la mezcla quede algo compacta, ligeramente seca. Que no se pegue a las manos al mezclar.
  3. Añade especias a tu gusto. Yo he usado esta mezcla de Simply Organic: orégano, mejorana, tomillo, albahaca, romero y salvia (cortesía de Miss Bío, ¡gracias!).Puedes salpimentar, pero si añadiste sal a tu pregazpacho, no necesitarás salar más.
  4. En una bandeja de horno, extiende una hoja de papel para hornear o una lámina de silicona antiadherente.
  5. Sobre la bandeja, aplasta la masa hasta dejarla con un grosor de unos 2 o 3 mm. A mí me resulta muy cómodo cubrir la mezcla con otra lámina de papel de horno y pasar el rodillo por encima.
  6. Antes de meter la bandeja en el horno, es muy útil precortar las galletitas: yo uso un cortador de pizzas; haz las marcas suavemente, para no dañar tu lámina de silicona o bandeja. En esta ocasión he hecho pequeños cuadrados y rectángulos irregulares, pero usa tu imaginación: puedes hacer triángulos, tiras finas y largas, formas divertidas…
  7. Mete la bandeja en el horno unos 12 o 15 minutos. Vigila con frecuencia. Cuando los bordes, más finos, empiecen a oscurecerse o tostarse demasiado, puedes apagar el horno y dejar que las galletas terminen de secarse dentro. Yo dejo la puerta del horno ligeramente entreabierta unos minutos.
  8. Cuando terminas de hornear, las galletas del centro pueden parecer aún algo blandas, pero se seguirán secando con el calor residual o, en verano y climas secos, a temperatura ambiente.
  9. Cuando la lámina de galleta se haya enfriado y endurecido, puedes separar las crackers por donde habías precortado.
Galletas saladas crackers de gazpacho: paleo y veganas.
Galletas saladas ‘crackers’ de gazpacho: paleo y veganas.

¿Cómo se comen?

Puedes usar estas galletitas como aperitivo crujiente, para untar con cremas y patés, para mojar en salsas. Son bastante duras y resistentes, así que puedes llevarlas en bolsitas o tarteras como snack o merienda, para el trabajo o para una excursión. También puedes desmigarlos sobre una ensalada. O bien, puedes cerrar el círculo de la vida y devolverlas a su lugar de origen: añade unas crujientes galletitas de gazpacho a tu gazpacho civilizado, en lugar de enfangarlo con colines, biscotes, picatostes y otras guarrerías.

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...