El riesgo inesperado de cambiar el gluten por el arroz

Muchas familias están sutituyendo determinados productos con gluten por otros alimentos que basan su composición en el arroz. Incluso en el entorno ‘paleo’ se acepta el arroz como uno de los cereales menos problemáticos. Sin embargo, un reciente análisis publicado en la revista Epidemiology relata el hallazgo de un par de invitados sorpresa en el organismo de estas personas…

Los investigadores revisaron las analíticas de un gran estudio nacional con más de 7.400 participantes. Más de 70 personas aseguraban seguir una dieta sin gluten.  En este grupo, los niveles de arsénico en la orina casi doblaban a los que no seguían una dieta ‘gluten-free’.

Y las cifras de mercurio en sangre en el grupo sin gluten también eran significativamente más altas que las del resto de la población.

Los autores apuntan a un pequeño sospechoso: el arroz. Muchas personas que adoptan una dieta sin gluten pueden caer en la tentación de sustituir panes, bollería o pasta elaborados con harina de trigo, por sucedáneos amasados con harina de arroz o endulzados con jarabe de arroz. Otras veces, las tortitas de arroz inflado se convierten en la base del picoteo o en el acompañamiento de las comidas principales.

El arroz es capaz de absorber una buena cantidad de metales del agua y del suelo. El arsénico y el mercurio están bastante presentes en el medio amiente, así que no es raro que todos tengamos ciertos niveles de estos metales en nuestro cuerpo. Sin embargo, los niveles detectados en el grupo que decía seguir una dieta sin gluten, aunque todavía no eran tóxicos, eran anormalmente elevados.

¿Soluciones?

No es la primera vez que los productos basados en el arroz levantan sospechas por su contenido en estos metales (artículo) y su riesgo potencial sobre la salud del feto y los niños.

La respuesta, claro, parece sencilla, pero a veces cuesta. Quizá debas pensar en reeducar tu paladar para aprender a vivir sin la urgencia de comer simulacros de comida “panificada”; y si comes arroz, en grano, busca variedades locales, ponlo a remojar y lávalo antes de consumirlo (este texto de Lucía Redondo Cuevas aporta un buen puñado de claves).

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2 pensamientos en “El riesgo inesperado de cambiar el gluten por el arroz”

    1. Hola, María:
      Gracias por tu pregunta.
      La verdad es que según algunos análisis, no hay diferencias apreciables en los niveles de arsénico del arroz ecológico frente al arroz convencional. Así que sí, serían igual de ‘perjudiciales’. El nivel de arsémnico no depende del modo de cultivo, sino que está en el suelo y en el agua. Hay variaciones geográficas, eso sí…
      En general, los arroces cultivados en España, por ejemplo, tienen menos niveles de arsénico que variedades exóticas.
      Por si acaso, una precaución sencilla y con cierta efectividad es lavar el arroz abundantemente antes de cocinarlo y cocerlo en agua abundante y tirarla.
      Echa un vistazo aquí: http://www.luciaredondo.com/arsenicoyarroz
      ¡Espero que sigas disfrutando del arroz de cuando en cuando sin obsesiones!
      😉

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...