El HIIT deja más buen rollo que el cardio prolongado

Hay gente a la que le da subidón correr durante horas. Perfecto. Junto al modelo tradicional de ejercicio aeróbico, emerge desde hace años una corriente de investigación y experiementación alrededor del HIIT —entrenamiento a intervalos de alta intensidad—.

Ya os hemos hablado de las ventajas del HIIT y de algunas de sus variantes, pero casi siempre desde la perspectiva de la salud física: cómo quema más grasa en menos tiempo, cómo puede luchar contra la diabetes o qué variantes pueden ser más eficaces. Pero, ¿qué tipo de ejercicio produce mayor bienestar psicológico? ¿Quién se queda más a gusto después de entrenar? ¿Los fieles al cardio tradicional o los amigos de la alta intensidad?

¿Políticas de alta intensidad?

El pique entre fondistas y esprinters suele tener un sano tono de cachondeo, pero en el fondo del debate hay un interés muy relevante para las políticas de salud pública: el modelo de ejercicio que se sugiera en recomendaciones oficiales puede tener mayor o menor impacto en la población en función, no solo del efecto fisiológico de tal o cual entrenamiento, sino en función de la adherencia que coseche uno u otro modelo.

Las emociones del HIIT

El HIIT puede ser más eficiente que el cardio old school —iguales o mejores resultados en menos tiempo—, pero si la gente lo detesta y lo abandona al tercer día, no servirá de nada. Por eso, un grupo de investigadores Canadienses, con el apoyo del Martin Gibala —uno de los referentes académicos en esta disciplina— se ha propuesto indagar en lo que sabemos hasta ahora sobre el bienestar psicológico que podría reportar el HIIT.

En su revisión (aquí) de 39 estudios, han vislumbrado algunas pistas para orientar investigaciones y sugerencias futuras:

  • Primero, odio.
    Durante el ejercicio, se han detectado sentimientos similares o algo más negativos con el HIIT que con entrenamientos más moderados y prolongados. ¿Nunca te has acordado de la familia de tu coach cuando te sientes morir y te dicen que todavía quedan tres rondas de burpees? Pues eso…
  • Luego, satisfacción.
    Sin embargo, la cosa cambia después del ejercicio. En ese momento, parece que quienes han acabado el HIIT muestran mejores sensaciones anímicas que quienes terminan de hacer cardio.
  • Más divertido.
    Además, el HIIT parece ser más disfrutón. Los estudios muestran igual o mayor gozo durante el ejercicio de alta intensidad. Especialmente si se realiza con música, con apoyo y palabras de ánimo y si hay feedback para mejorar la eficacia del deportista durante el ejercicio.
  • Ganas de seguir.
    Varios estudios también midieron la predisposición a continuar con el entrenamiento tras varios días de entrenamientos a mayor o menor intensidad. En general, la gente que recibió entrenamientos tipo HIIT se mostró más propensa a continuar con el entrenamiento.
  • Desempeño.
    También varios artículos detectaron mejoras en el desempeño de tareas después del HIIT: más rapidez de respuesta a estímulos, más aciertos…
  • Preferido.
    La mayoría de estudios revisados en los que se comparaba la preferencia de personas que habían hecho HIIT y cardio prolongado a menor intensidad mostraron una clara y fuerte preferencia por el HIIT.
  • Adherencia.
    En los estudios que compararon la adherencia y fidelidad de los sujetos a ciertos protocolos de entrenamiento, también se observó igual o mayor adherencia a largo plazo en aquellas personas que habían sido asignadas al HIIT.

Con estos mimbres, los autores concluyen que, aunque falta más y mejor literatura, el HIIT ya emerge como una alternativa perfecamente viable a las recomendaciones habituales de ejercicio continuado, con ciertas ventajas sobre este y pocos riesgos. En definitva, un arma ágil y potente contra la pandemia letal del sedentarismo.

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Un pensamiento en “El HIIT deja más buen rollo que el cardio prolongado”

  1. Me gustaría saber qué tipo de ejercicio aeróbico se utilizó para compararlo con el HIIT en todos estos estudios… Me lo cuestiono porque para mí es mucho más sufrido hacer 60 min de bici en un gimnasio que pasarme el día de caminata por el campo, o esquiando, o montando en bici, o surfeando…
    Prefiero mil veces 6 sprints de 100 metros a una hora en una bici estática viendo la tele, pero comparado con una actividad aeróbica lúdica, sobre todo al aire libre… no hay color! Me quedo con mis 60 minutos mañaneros de running (en zona aeróbica) por un parque o el campo, me llenan de energía y positividad para todo el día … y muy de vez en cuando unos sprints para darlo todo

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...