Los gritos de los tenistas pueden predecir el resultado del partido

Gruñidos viscerales, gemidos insólitos, sonidos guturales imposibles de reproducir… Además del bote rítmico de la pelota, de un lado a otro de la red, el otro sonido característico de un partido de tenis son los sonidos no verbales de los tenistas. Una investigación asegura que el tono de estos bramidos puede predecir el ganador del encuentro.

El lenguaje articulado y complejo es uno de los grandes saltos evolutivos de la humanidad. Pero ¿es posible que también estemos preparados para entender vocalizaciones no verbales y que estos sonidos puedan comunicar detalles sobre nuestra capacidad física o nuestro desempeño potencial en un contexto de rivalidad o competición?

Pues según un artículo publicado en la revista Human Behaviour, parece que sí. Al menos entre los tenistas, el tono de los gritos podría predecir el resultado de los partidos. Y no solo eso, sino que otros tenistas son capaces de “entender” los gritos de sus colegas y adivinar, con antelación, quién ganará o perderá el encuentro.

Los investigadores revisaron 50 grabaciones de partidos de tenis entre algunos de los 30 mejores jugadores del mundo. Midieron el tono de los jugadores en diferentes tipos de golpe a lo largo del partido y compararon los datos con los resultados de cada encuentro.

Los gritos generales fueron en aumento a lo largo del partido, pero el desenlace del encuentro se hacía predecible casi desde el primer momento: la frecuencia de los gritos de los jugadores era sistemáticamente más alta desde el principio en aquellos partidos que perdieron.

Según los autores, esa variación en la tonalidad de los gritos podría tratarse de una manifestación sutil de cualidades físicas o psicológicas anteriores al encuentro: lesiones previas, fatiga acumulada, posición en el ránking, etc.

Tu grito te delata

Además, estos gritos parecen ser inteligibles para los rivales. En otra fase del estudio, un grupo de tenistas profesionales escuchó breves grabaciones de los gritos de diferentes jugadores en diferentes partidos y se les pidió que predijeran si la persona que gritaba ganaría o perdería el encuentro. El porcentaje de aciertos fue significativo y mayor para los tenistas cuyo tono —de perdedor— era más acusado.

Estas formas de expresión vocal no han recibido mucha atención científica —con la excepción del llanto infantil o la risa—, pero los autores creen que puede ofrecer pistas interesantes sobre cómo saltamos de formas de comunicación acústica próximas a las de otros mamíferos hacia un lenguaje oral articulado.

Y tú, ¿gritas cuando compites? ¿Los gemidos de tus rivales te dan pistas sobre su potencial? ¿Intentas ser silencioso para no destapar tus bazas?

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...