¿Qué engorda más?, ¿’Call of Duty’ o ‘Juego de Tronos’?

En teoría, estar sentado viendo la tele y estar sentado jugando a un videojuego deberían tener un efecto parecido en nuestro organismo. Al menos eso es lo que han dado por supuesto bastantes análisis y políticas de salud pública que se han centrado en el ‘balance energético’ para tratar de buscar las causas de la epidemia de obesidad mundial. Sin embargo, parece que no todos los sendentarismos son iguales: los hay malos, y los hay peores…

En un planeta donde un tercio de la población padece obesidad o sobrepeso, resulta tentador simplificar la ecuación:  ingerimos demasiadas calorías y gastamos pocas calorías, ¿verdad? Pero ni todas las calorías son iguales, ni, según parece, todos los sedentarismos son equivalentes.

Un equipo de investigadores británicos acaba de publicar un artículo en el que comparan los efectos de dos actividades (o más bien inactividades) que, sobre el papel, deberían tener efectos parecidos en el organismo: ver la tele y jugar a videojuegos.

Call of Duty vs Friends

Los autores reclutaron a 72 jóvenes con sobrepeso, de entre 18 y 30 años. Como requisito para participar en el estudio, los voluntarios debían estar familiarizados con los videojueos FIFA y Call of Duty, dos de los títulos más populares en el momento del estudio.

Los jóvenes fueron divididos en tres grupos: uno jugaría al CoD, otro al FIFA y otro vería varios capítulos de la comedia Friends. Al final, se les ofrecía un descanso de 25 minutos con revistas y un surtido para picotear: patatas fritas, barritas de chocolate, plátanos, refrescos, agua… ¿Quién comería más? ¿Quién comería peor?

El resultado mostró que algunos indicadores asociados al estrés se manifestaron de manera más acusada entre los jugadores de videojuegos, pero tampoco fue igual jugar al FIFA que al juego de guerra: quienes jugaban al videojuego futbolero mostraron resultados próximos a los espectadores de la serie de TV. En cambio, quienes jugaron a Call of Duty comieron más —208 calorías extra— y mostraron más gula por chucherías altas en azúcar añadido y grasas saturadas

En concreto, los jugadores de CoD terminaron sus masacres con un festín que inluyó un 79,6 por ciento más de azúcar añadido y un 61,6 por ciento más de grasa saturada que el grupo que revivió las anécdotas de Chandler, Phoebe, Joey, Monica y Ross.

Los jugadores de 'Call of Duty' consumieron más energía, ene special de azúcar añadido, que quienes jugaron al 'FIFA' o vieron 'Friends'.
Los jugadores de ‘Call of Duty’ consumieron más energía, en especial de azúcar añadido, que quienes jugaron al ‘FIFA’ o vieron ‘Friends’.

Los autores recuerdan que estos datos concuerdan con algunos mecanismos conocidos, como la tendencia a recompensar a nuestro cerebro, después de picos de estrés y bajonas de glucógeno, con la neurotransmisión de dopamina y opiodes que se desata con la ingesta de ciertas guarrerías, altas en grasa y azúcar y bajas en proteína (artículo).

El artículo abre algunos interrogantes, como si estas diferencias también podrían apreciarse entre diferentes series, películas o programas de televisión. Los autores eligieron la mítica Friends para su estudio como ejemplo de espacio televisivo poco estresante. Pero ¿pasaría lo mismo si hubieran elegido otra serie más trepidante? Por actualizar la hipótesis, ¿cuánto y qué puedes comer durante los 442 minutos de la séptima temporada de Juego de Tronos? (Sí, has estado 442 minutos seguidos viendo la tele). ¿Engorda lo mismo una «boda roja» que el episodio del bebé en el autobús? ¿Habéis notado diferencias?

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...