El número 3 de los CrossFit Games, descalificado por dopaje

Mazazo a la moral de los Reebok CrossFit Games y al conjunto del «deporte del fitness». Ricky Garard, australiano de 23 años, ha sido desposeído de su premio como tercer clasificado en la competición individual masculina por un posible caso de dopaje. En su reacción a la descalificación, Garard insinúa que otros atletas están burlando el sistema.

Según informa CrossFit, Garard ha dado positivo en un análisis de sustancias no autorizadas tras la competición de este verano. En concreto, la muestra de Garard ha revelado el uso de testolona y endurobol, sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje y específicamente vetadas en la normativa de los Reebok CrossFit Games.

Garard tendrá que devolver también su premio económico, de 76.000 dólares y no podrá competir en eventos oficiales hasta 2021.

Tras esta sacudida, el canadiense Patrick Vellner pasa a ocupar la tercera plaza que pierde Garard.

Según Justin Bergh, director de la competición, los casos más habituales para resultados positivos en los test antidopaje se daban en atletas amateur que, quizá sin haber leído la normativa sobre dopaje del evento, habían consumido algún medicamento sin conocer que sus componentes podían dar positivo en los análisis. Sin embargo, Bergh cree que “el caso de Garard no parece accidental” y la organización se ha tomado el resultado “muy seriamente”.

La reacción de Garard

Ricky Garard ha reaccionado ya a su descalificación con un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram. Según sus palabras, su mundo se ha derrumbado y le cuesta sumir que haya llegado a esta situación.

“En la búsqueda por convertirme en todo lo que pudiera llegar a ser como atleta CrossFit, obviamente llevé las reglas hasta el límite. Busqué, investigué y estaba deseando adentrarme en caminos que pudieran mejorar mi desempeño legalmente y dentro de las reglas, sin la intención de ser un tramposo”

Garard explica que llevaba tiempo tomando esos suplementos y que había competido con anterioridad bajo el mismo tratamiento,  así que creyó que no debía modificiar su uso, pero finalmente lo que el denomina “investigación” acabó por dar positivo en el laboratorio.

Acusación velada a otros atletas

Quizá una de las afirmaciones más inquietantes de Garard es la que cierra su comunicado, en lo que parece una acusación soterrada contra otros atletas que habrían competido dopados, pero que no han sido pillados:

“Es duro estar en el lado receptor cuando sé y he visto a otros atletas de élite que intencionadamente han burlado el sistema, se han salido con la suya y han arruinado la integridad del deporte”.

¿Un secreto a voces?

La defenestración de Garard reabre un debate que lleva tiempo latente. La espectacularización del CrossFit, ¿está llevando a los atletas a sosalayar la esencia inicial de este deporte? ¿Afectará este caso a la credibilidad de CrossFit Inc. como prescriptor de un estilo de vida saludable? ¿Aparecerán nuevos casos?

As you can appreciate my world has come crashing down, it is heart breaking & it's hard to comprehend that I am in this position. On the pursuit of becoming all I could be as a CrossFit athlete, I have obviously taken the rules & boundaries to the very edge. I looked into, researched & was willing to dabble into ways that could improve my performance legally & within the rules, with no intention whatsoever to be a cheat. I was taking the same supplement at The CrossFit Games as I did at The Pacific Regionals. Therefore, I didn't feel the need to change anything. I thought I was legitimately competing within the rules with no unfair advantage over others. But, after further investigation & very specific testing it has been revealed that my research has failed me & I have received a positive test for SARMS. To be clear this supplement was taken in tablet form with nothing ever injected. Everyone in life makes mistakes, it's how you learn from them that separates the great from the mediocre. These actions don't define me, this sport doesn't define me. It's the lessons & growth of my character that truly matter. In time, I know this will be the best thing that ever happened to me. I wanted the title, I wanted to win & I was willing to do everything in my power to achieve that goal. Not for one second should you take away the hard work, sacrifice & dedication of my efforts. At 23 years old I have a lot of years left in my life, I have endured the process & I have become something because of it. In the end, I am apart of their sport, The CrossFit Games. They have rules, guidelines & policies to abide by. I have unintentionally fucked up, their evidence has proven me guilty & I will own my actions day by day for the rest of my life. I really hope The CrossFit Games continues to tighten up their testing procedures, enforce the same level of strictness to all other competitors like they have to me & they continue to strive towards a legit drug free sport. It's tough to be on the receiving end when I saw a top athlete at the CrossFit Games intentionally out smart the system, getting away with it & ruining the integrity of the sport… POST CONTINUED*

A post shared by Ricky Garard (@rickygarard) on

 

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario y charlemos sobre esto...