Las claves de la dieta paleo. ¿Qué es? ¿Qué no es? ¿Tiene base científica?

1. ¿Qué es la dieta paleolítica?

Hay muchas versiones y malentendidos sobre lo que queremos decir cuando hablamos de dieta paleolítica o, por abreviar, dieta paleo o paleodieta.

1.1. Lo que NO hay que comer.
Sin embargo, las propuestas más respetables la suelen definir como una dieta que evita en lo posible el consumo de cereales, leche y derivados lácteos, azúcar y dulces, grasas refinadas, legumbres, productos ultraprocesados, alcohol y sal añadida.

1.2. Lo que SÍ hay que comer.
Por otro lado, con muchas variaciones según los intereses o las fuentes, la dieta paleolítica se suele caracterizar por priorizar el consumo de verduras, hortalizas y frutas, de raíces y tubérculos, de carne, pescado y marisco, huevos, hongos y setas y frutos secos o de cáscara.

2. ¿Qué NO es la dieta paleo?

Existen ciertas confusiones recurrentes que le atribuyen a la dieta paleolítica características que no le son propias ni exclusivas. Por ejemplo, es habitual pensar que es una dieta hiperprotéica: puede serlo, si se desea por algún motivo vinculado al rendimiento o a razones terapéuticas, y puede no serlo, si se consumen habitualmente frutas, verduras y raíces y tubérculos, a menudo ricos en carbohidratos.

También se suele identificar, a veces de modo caricaturesco, como una dieta basada en el consumo de carne. Nuevamente, se pueden buscar razones para indagar en una versión altamente carnívora de la dieta paleo —como la de los inuits—, pero no tiene por qué serlo ni es la versión adoptada por buena parte de los académicos que la investigan.

3. La dieta paleo, ¿tiene base científica?

Sí. La dieta paleolítica surge en el siglo pasado como una hipótesis científica, cuando diferentes autores sugieren que un patrón nutricional que se centre en los grupos de alimentos que consumió nuestra especie durante su evolución, antes de la agricultura, podría ser una dieta óptima para gran parte de la población y revertir algunos de los mayores problemas de salud asociados a la alimentación postagrícola. Desde entonces, decenas de investigadores han explorado esta posibilidad con bastante rigor académico. Esto no significa que el debate esté zanjado, pero sí aporta argumentos relevantes (a favor y en contra) más allá de ocurrencias y falacias.

Más tarde, la popularización de esta dieta ha podido extender algunos malentendidos o versiones coloquiales más discutibles de la dieta paleo: un riesgo que habrá que integrar en la discusión, pero que no puede servir como excusa para invalidarla.

4. ¿Qué base científica tiene?

La información y opiniones sobre dieta paleolítica pueden beber de diferentes fuentes. Una base importante de su armazón son las observaciones de antropólogos y académicos de otras disciplinas entre poblaciones de cazadores-recolectores actuales. Estas sociedades suelen ser aceptadas como una ventana por la que mirar a nuestro pasado: se considera que mantienen una cultura similar a la de la mayor parte de la humanidad hasta la aparición de la agricultura. En estas sociedades, la ausencia de muchos problemas de salud, casi pandémicos en occidente, fue una de las pistas que llamó la atención de los científicos (las investigaciones del gran Staffan Lindeberg, recientemente fallecido, fueron fundamentales).

Paralelamente, se ha observado cómo empeora la salud de algunos de estos grupos de cazadores-recolectores cuando adoptan estilos de vida agrícolas o industrializados (ejemplo).

También existen registros fósiles que han permitido a paleoantropólogos y arqueólogos ir descifrando el ‘menú’ de nuestros antepasados: desde restos dentales, hasta herramientas o residuos de alimentos fosilizados (ejemplo).

Pero además, desde hace algunos años, se vienen realizando ensayos e intervenciones con personas de sociedades industrializadas para comprobar cómo responden diferentes marcadores de salud a una dieta paleo contemporánea y los resultados, de momento, tienen buena pinta (revisión).

Si quieres entretenerte, Óscar Picazo lleva tiempo recopilando y actualizando una lista de lecturas recomendables sobre dieta paleolítica. En el momento de escribir estas líneas va por 125 entradas…

¿Tiénes más dudas? Deja tus preguntas en los comentarios e iremos ampliando está página con nuevas aclaraciones 😉

CC BY-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

DIETA PALEO | RECETAS PALEO | SALUD Y NUTRICIÓN | FITNESS | NATURALEZA | CIENCIA | ESTILO DE VIDA PALEO

A %d blogueros les gusta esto: