Archivo de la etiqueta: almendras

Galletas saladas cubiertas de chocolate negro y libres de plastas

A lo largo de tu nueva vida sin cereales, sin lácteos, sin legumbres, sin azúcar, sin grasas refinadas, sin alimentos procesados y sin ganas de discutir con ese tuitero que te salta a la yugular porque eso “no es paleo”, puede llegar el día en que quieras darte un capricho crocante junto a tu café.

Aquí os dejo una sencilla receta para preparar un exquisito bocado sin gluten, con almendra molida, y con un alto poder saciante: no garantizamos que sacie tu sed de venganza contra ese tuitero más listo que tú, pero si le invitas a merendar, quizá tenga la boca cerrada mientras mastica. Todo son ventajas…

Galletas paleo de chocolate
Galletas paleo de chocolate.

Ingredientes

  • 100 gramos de almendras y avellanas molidas (yo reutilizo así la pulpa deshidratada después de preparar mi propia “leche” de almendra y avellana; si no, puedes usar almendra molida comprada, sin más, pero tendrán más humedad).
  • 1 huevo
  • 1 cucharada grande de aceite de coco
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 100 gramos de chocolate negro (no seas cobarde y usa chocolate con más de un 80% de cacao)
  • 1 pizca de sal
Galletas paleo de chocolate.
Galletas paleo de chocolate.

Preparación

  1. Precalienta el horno a 200 ºC
  2. Mezcla la almendra y avellana molida con el bicarbonato y una pizca de sal.
  3. Añade el aceite de coco: si hace frío y se ha solidificado, puedes calentarlo ligeramente para que se derrita y se mezcle fácilmente, aunque con el movimiento y el calor de las manos suele ser suficiente.
  4. Se irá formando una pasta o masa de aspecto arenoso: sigue mezclando bien hasta que la humedad sea homogénea.
  5. Bate el huevo y añádelo a la mezcla de almendra.
  6. Remueve bien la mezcla hasta que la masa ya tenga un aspecto uniforme y moldeable.
  7. Ve separando porciones de la masa, del tamaño de una pelota de ping-pong, y haciendo bolas con las manos.
  8. Aplasta cada bola dando forma de galleta gruesa a cada porción.
  9. Ponlas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear o un mantel antiadherente.
  10. Hornea durante unos 20 minutos, vigilando para que no se quemen. Para aprovechar la espera y dado que tienes las manos untuosas por el aceite de coco, busca a una persona divertida y haz el amor con ella: si sois rápidos, repetid el proceso varias veces hasta alcanzar los 20 minutos. El sexo es paleo.
  11. Saca las galletas del horno y deja que se enfríen. Primero a temperatura ambiente, luego en el frigorífico si quieres acelerar.
  12. Cuando las galletas estén frías, derretimos el chocolate troceado para hacer la cobertura: puedes hacerlo al baño maría o en el microondas, pero hazlo despacio y a temperatura suave para que no se queme: un buen truco es retirarlo del calor cuando aún quedan fragmentos sólidos en el recipiente y remover para que se derritan con el calor del chocolate que ya se ha licuado.
  13. A continuación, usa tus dotes creativas para decorar las galletas con el chocolate: puedes meter las galletas en moldes de magdalenas y cubrir completamente con el chocolate. También puedes usar un pincel para ir barnizándolas.

    Para cubrir las gfalletas con chocolate, puedes meterlas en moldes.
    Para cubrir las galletas con chocolate, puedes meterlas en moldes.
  14. Finalmente, antes de que el chocolate se solidifique, puedes añadir una pizca de sal en escamas, pistachos o algún otro toque de color y sabor que se te ocurra.
  15. Dejamos enfriar en el frigorífico y ¡listo!

Paleomoderna, en crudo: “Se pueden cocinar recetas sencillas y deliciosas sin pasarse todo el día en los fogones”

Vanessa Díez, más conocida como Paleomoderna, ha publicado su primer libro de recetas: Deliciosamente raw; 25 recetas crudas y paleo para diferentes ocasiones y épocas del año. Hemos querido charlar con ella para saber un poco más sobre su libro y sobre su forma de entender la alimentación y la vida.

 

Puedes comprar Deliciosamente Raw desde aquí

REVISTA PALEO: Mucha gente tendrá en mente el tópico de que la cocina raw es solo para personas veganas y que el mundo paleo y el mundo vegano deben estar enfrentados. ¿Qué opinas de este debate?

VANESSA DÍEZ: Es cierto, el término raw se asocia a la cocina crudivegana, pero técnicamente el término raw, significa “crudo”, es decir alimentos no cocinados o cocinados a menos de 42ºC. Esto incluye semillas, verduras, frutas, pero también carnes o pescados marinados, ahumados, carnes deshidratadas como la cecina, jamón, beef jerky, etc. Son alimentos habituales en la dieta paleo.

Yo no comparto el tipo de alimentación vegana porque creo que presenta muchas carencias. Puedo entender que por temas éticos o morales una persona decida no comer animales, pero discrepo totalmente de que las dietas basadas en plantas sean más saludables que las omnívoras: presentan carencias en cuanto a ciertos nutrientes que no se pueden obtener de fuentes vegetales, y que se tendrán que suplementar si quieren mantener la salud.

Entiendo que aquellas personas que eligen seguir una dieta vegana son sensatas y muy conscientes de cómo deben alimentarse para estar sanos, pero a menudo veo un abuso de alimentos pobres en nutrientes como el pan, la bollería o los cereales, que serán totalmente aptos, pero para no dejan de ser pobres en nutrientes.

Mis recomendaciones para ellos: que coman comida real, por supuesto, y asegurarse ingerir suficientes proteínas vegetales, suplementar vitamina B12, tomar el sol para conseguir vitamina D, Omega 3 (semillas de cañamo, algas, etc.)…

R. P.: ¿Por qué una ‘paleomoderna’ como tú se descuelga con un libro de cocina raw?

V. D.: La cocina raw forma parte de mi vida porque no tengo demasiado tiempo para cocinar a diario.

“La cocina raw forma parte de mi vida”

Con el libro, igual que con el blog, intento mostrar que se pueden cocinar recetas sencillas y deliciosas, sin mucha elaboración y sin pasarse todo el día en los fogones.

R. P.: ¿Qué tiene la cocina raw que puede ser interesante para quienes siguen una dieta paleo?

V. D.:  En primer lugar, me gustaría aclarar que no todos los alimentos son aptos para su consumo en crudo: deben tener especial cuidado las personas que tienen intolerancias alimentarias o enfermedades autoinmunes, porque  los químicos de las plantas (solanáceas, legumbres, etc.) pueden empeorar el estado de su intestino.

Dicho esto, el proceso de cocción puede alterar las propiedades de un alimento o incluso acabar con sus nutrientes, como ocurre cuando freímos. La teoría es que un alimento crudo o poco cocinado conserva enzimas, vitaminas, minerales fitonutrientes, etc.

“Por mucho que nos guste la slow life, tenemos poco tiempo libre”

Además, como decía antes, existe un motivo práctico. Por muy paleo que seamos y nos guste la slowlife, lamentablemente, en la sociedad actual tenemos poco tiempo libre y cuanto menos esfuerzo nos suponga cocinar un plato, menos excusas pondremos para no comer bien.

R. P.: ¿Qué compartimos los veganos y los paleo?

V. D.: Creo que unos y otros somos conscientes del impacto que tiene la alimentación en nuestra salud, con independencia de que tengamos teorías enfrentadas.

En cuanto a recetas, si eliminamos la parte de cereales con gluten, compartimos todo lo que son frutas, verduras, frutos secos… Si a un plato vegetariano/vegano le añades un porcentaje de proteína animal, ya tienes un plato paleo.

R. P.: ¿Cuál es tu receta raw preferida y por qué?

V. D.: Uf, es difícil elegir. Creo que me quedo con el tartar de salmón con aguacate y de mango. Me encanta el contraste entre el dulce y salado. Y nutricionalmente, el salmón tiene alto contenido en omega3 y el aguacate es una de las grasas más saludables y recomendables.

R. P.: ¿Qué crees que puede aportar el entorno paleo a la cocina raw?

V. D.: Si te refieres a la cocina crudivegana, creo que incorporar a su dieta los pilares de la paleo siempre es recomendable: eliminar azúcar, que sólo aporta calorías e inflamación a cambio de cero nutrientes; eliminar el gluten y la soja, que son disruptores endocrinos y los nutrientes que pueden aportar no compensan sus desventajas.

Habría que limitar el consumo legumbres, que también contienen antinutrientes, y son bastante difíciles de digerir. Hay que cocinarlas bien (ya no serían raw) o dejarlas en remojo al menos un día.

Puedes comprar Deliciosamente Raw desde aquí.

R. P.: Muchas veces, crudívoros, veganos y/o paleos intentamos emular o reproducir sucedáneos de platos omnívoros: queso vegano, pan paleo… ¿Qué te parece esta tendencia? ¿Abusamos de estas imitaciones? ¿Tienen alguna función?

V. D.: Creo que en este tema hay que tener un poco de sentido común. Yo los entiendo como algo puntual. No puedes alimentarte sólo a base de postres, aunque sean sin azúcar y sin gluten, y pensar que estás comiendo sano. Comer paleo implica una relación saludable con la comida y, si necesitas recompensarte continuamente con dulces, por muy paleo que sean, hay algo que falla.

“Qué hay de malo en comer una masa hecha con coliflor y huevo”

Ahora bien, también hay que ser un poco flexibles, tener en cuenta que llevamos años acostumbrados a algunos alimentos y es normal echarlos de menos. He leído en foros comentarios de personas que llevan la paleo a rajatabla (la paleo poli, como la llaman en Estados Unidos) criminalizar algunas recetas como la “pizza paleo”. Pero, ¿qué hay de malo en comer una masa hecha con coliflor y huevo recubierta de verduras y pollo?

R. P.: ¿Hay alguna de estas ‘trampas’ que te chifle?

V. D.: Sí, hay una que me encanta y que es facilísima de hacer: un par de dátiles, almendra molida, cacao y ghee. Todo a la batidora y servido con trozos de fruta.

“Excesiva es toda trampa que se come a diario”

R. P.: ¿Y alguna que te parezca excesiva o inadecuada?

V. D.: Excesiva es toda “trampa” que se come a diario, porque deja de ser trampa para ser un hábito.

Charlamos con Vanessa Díez, 'Paleomoderna', sobre su libro: "Deliciosamente raw"
Charlamos con Vanessa Díez, ‘Paleomoderna’, sobre su libro: “Deliciosamente raw”

R. P.: Creo que también practicas CrossFit. ¿Cómo ves la relación entre CrossFit y dieta paleo? ¿Se mantiene esa curiosa ‘alianza’? ¿Sientes que la dieta paleo te ayuda en tu desempeño deportivo?

V. D.: Sí, entreno CrossFit desde hace tres años, aunque últimamente me inclino más hacia la halterofilia.

Para mí, dieta paleo y CrossFit son inseparables. Yo empecé con la dieta paleo como recomendación para mejorar mis lesiones (previas a CrossFit) y como una forma de rendir más deportivamente.

“Para mí, dieta paleo y CrossFit son inseparables”

Con el tiempo, he descubierto que una buena alimentación es fundamental para recuperarte después de entrenamientos tan duros y que, cuanto mejor te alimentas, menos cansancio y menos probabilidades de lesión.

“Mi alimentación me permite aguantar entrenamientos de 2 y 3 horas de halterofilia incluso haciendo ayunos estratégicos”

Toco madera, pero en este tiempo no he dejado un WOD a medias por agotamiento, y mi alimentación me permite aguantar entrenamientos de 2 y 3 horas de halterofilia, incluso haciendo a veces ayunos estratégicos (3-4 horas sin comer). Supongo que depende de los objetivos y la opinión de cada persona; para mí, es más que suficiente.

R. P.: ¿Cómo ves en este momento el estado del mundillo paleo? ¿Hacia dónde vamos?

V. D.: Si te soy sincera, no lo sé. Tengo sentimientos encontrados. Poco a poco se va extendiendo la idea de que una buena alimentación es fundamental para estar sano. Incluso fuera de círculos paleo, aunque no se recomienda eliminar por completo el azúcar y los cereales, sí que se aconseja su limitación a favor hidratos de carbono saludables, como verduras y frutas.

“Me alegra mucho ver que está cambiando la forma de ver las grasas”

También me alegra mucho ver que está cambiando la forma de ver las grasas, y veo que los medios de comunicación están haciendo hincapié en ello. Me preocupa un poco lo difícil que va a ser cambiar la mentalidad de personas a las que llevan 30 años diciendo que las grasas son malas y que los cereales deben ser la base de tu alimentación.

Además, la industria alimentaria es fuerte y se sigue viendo en campañas a favor de alimentos procesados, alimentos “0% grasa”, y claro, la gente está confusa.

En cuanto al deporte, que es algo inseparable de la paleo, parece que nos vamos mentalizando de que es bueno para la salud física y mental, aunque mucha gente te diga eso de “es mi asignatura pendiente”.

“No sabes lo orgullosa que me siento de que cada vez haya más mujeres que se acerquen a los deportes funcionales, en los que se trabaja la fuerza”

Y no sabes lo orgullosa que me siento de que cada vez haya más mujeres que se acerquen a los deportes funcionales, en los que se trabaja la fuerza (CrossFit, Paleotraining, halterofilia), que comprendamos que es una parte necesaria para nosotras para no perder masa muscular con la edad.

Parece que algo está cambiando. Muy lentamente, pero se mueve.

Puedes comprar Deliciosamente raw desde aquí.

Pastel de chocolate paleo

De la mano de nuestros compañeros de Atavis, la tienda de productos paleo que necesitabas, os traemos una nueva receta paleo.

En esta ocasión se trata de un delicioso pastel de chocolate, que incluye algunos de nuestros ingredientes paleo favoritos: coco (en múltiples formas), almendras, huevos y, por supuesto, ¡chocolate! Seguir leyendo Pastel de chocolate paleo